Lo estoy normalizando

Mira que yo intento no meterme en política más que lo necesario, pero hay ciertas ocasiones en las que me sube la temperatura corporal hasta límites peligrosos cuando veo ciertas actitudes, y por desgracias y por trabajo, las tengo que ver y soportar a diario.

La corrección política, la estúpida corrección política es el cáncer que he comprobado que ataca a los militantes de izquierda cuando se empeñan en gustar a todo el mundo. Y eso, señores míos, no va a poder ser. Me duele reconocerlo, pero los políticos de derechas son mucho más sinceros en cualquiera de sus declaraciones, le pese a quien le pese. Hoy me ha ocurrido una cosa muy graciosa en una rueda de prensa: después de más de media hora de insulsa verborrea a cuenta de una supuesta crisis interna, un dirigente local de Esquerra Unida ha llamado al orden a sus militantes para evitar que las luchas por ascender conviertan a la agrupación en una «merienda de negros». Aunque a mi me ha pasado casi inadvertido, entre el resto de dirigentes que ofrecían la rueda de prensa y algunos periodistas se ha armado un cierto revuelo que ha culminado, minutos después, en una disculpa fuera de micro por haber utilizado una expresión racista, para pedir posteriormente que su desliz no quedase reflejado en los medios. Sudando y pidiendo perdón por una expresión que todo el mundo ha utilizado alguna vez, he sentido un poco de rabia y un poco de lástima, posiblemente más de lo primero. Habría quedado mejor si dijese que lo estaba normalizando.

3 thoughts on “Lo estoy normalizando

  1. Toni (ya sabes cual de ellos) dice:
    Joder, ¿ya estás perdiendo el tiempo otra vez haciendo estas mierdas? De todas maneras, yo creo que se ha pasado un poco con la expresión.
  2. Jose dice:
    No la hubiese utilizado para redactar por cuestiones de estilo y tu lo sabes Toni.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *