Desde el corazón de la ciudad

Hace menos de una semana volví a ver Control para intentar mitigar mi ansia después de la pataleta inicial. Imposible.

Pese a que sigue teniendo innegables, aunque pocas, virtudes; el culto ciego que sigue generando me hace radicalizarme en mis opiniones y de paso, defecar en el grueso de fanáticos de Joy Division, que son incapaces de formarse una opinión subjetiva del film por su implicación con la ¿historia? del grupo. Y no, no me vale lo de que «la banda sonora es inmejorable».

Escupida la rabia, y aunque cualquier día es bueno para reivindicar a Joy Division (a Joy Division, no a Ian Curtis, ojito), hoy lo es un poco más porque su primogénito cumple nada menos que treinta añazos. El considerado como uno de los mejores debuts de la Historia sigue arrebatador, visceral y apestando todavía al asfalto y al humo de las ciudades más feas del mundo. Con una Collector’s Edition aun caliente es poco probable que el álbum se relance con motivo de este aniversario pero, ¡eh!, esa dama codiciosa llamada Industria todavía puede sorprender con otro remaster para intentar sacarle ese maravilloso sonido a óxido. Sea como fuere, ámenlo ustedes como se merece, es una orden.

¡¡BONUS!!CREA TU PROPIA PORTADA DE UNKNOWN PLEASURES Si el disco ha llegado a pasar a la historia ha sido gracias también a su portada, los cien pulsos del primer pulsar descubiertos y ripeados de la Enciclopedia Astronómica de Cambrigde. Un icono cien millones de veces reproducido, ya sea en camisetas, zapatillas o en un feísimo reproductor Zune como se puede observar más arriba, y con el que se puede jugar en esta página para componer una variación del original.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *