General

Vidas Ejemplares: Screaming Lord Sutch (Especial Halloween)

La combinación de rock ‘n’ roll con imaginerí­a de terror es una opción que no por vieja deja de ser atractiva. Que le pregunten a los Cramps, los Misfits, Alice Cooper o Kiss si ahora mismo dispondrí­an de la categorí­a de leyenda si no hubiesen poseí­do una imagen tan impactante y reconocible, basada en una adaptación temática y estética de los postulados del cine y la literatura de terror.

David Edward Sutch, más conocido por su alias Screaming Lord Sutch, fue uno de los personajes más singulares surgidos de la escena musical británica de principios de los sesenta, mezclando el rock ‘n’ roll enérgico de Jerry Lee Lewis con una puesta en escena humorística y provocativa inspirada en el mundo del terror y lo macabro, o lo que se vino a denominar, shock rock. Su llamativa imagen, con extraños sombreros, ropa de leopardo, cabello largo y maquillaje mortuorio, causaron sensación en la época, aunque nunca gozó del éxito que él hubiese deseado.

Lord Sutch comenzó su carrera a finales de los cincuenta con la banda The Savages, un combo por donde irí­an desfilando músicos como Ritchie Blackmore o Nicky Hopkins en la múltiples formaciones que conoció. Su debut discográfico, ‘Till The Following Night (1961) era toda una carta de presentación del estilo por el que se le recuerda: una introducción ambiental evocando un cementerio, el ruido de un ataud que se abre, unos gritos desgarradores y …

When the shades of night are fallin’
And the moon is shining bright
In the center of a graveyard, in the middle of the night
I get outta my big-a long black coffin till the followin’ night…

La canción, producida por el genial Joe Meek, estaba fuertemente infuenciada por el estilo de Screamin’ Jay Hawkins, y está considerada el más inmediato precedente del Mayor Himno de Halloween Jamás Escrito, la adorable Monster Mash, con la que guarda no pocas similitudes.

Entre 1963 y 1966, Lord Sutch & The Savages lanzaron tres singles más: Jack The Ripper¹ (1963), también producido por Meek y que se ha convertido con el paso del tiempo en su tema más célebre; She’s Fallen In Love With A Monster Man² (1964), una de sus mejores canciones y la que marca el inicio de sus colaboraciones con Jimmy Page; Dracula’s Daughter (1964) y The Train Kept A Rollin’ (1966). En 1970, ya sin el acompañamiento de The Savages, Sutch eliminó el Screaming de su nombre artístico y grabó su primer álbum, Lord Sutch & Heavy Friends, producido por Jimmy Page y con la colaboración de músicos como Keith Moon (The Who) o Noel Reading (Jimmy Hendrix Experience). Aunque no abandonó las puestas en escena y las vestimentas excéntricas (se llegó a presentar como Lord Caesar Sutch & The Roman Empire), en esta segunda etapa dejó el shock rock de sus inicios para practicar un rock n roll más convencional. En 1972 grabó su último álbum de estudio The Hands Of Jack The Ripper, asentado principalmente en versiones de Chuck Berry, Little Richard y Jerry Lee Lewis. A partir de este álbum, las referencias discográficas de Sutch que se encuentran son recopilaciones y grabaciones en directo de sus años de gloria.

Al margen de sus chaladuras en el mundo del espectáculo, Lord Sutch fue un personaje popular a raíz de fundar su propio partido político, el demencialmente divertido The Official Monster Raving Loony Party en 1963. Sutch se presentó sistemáticamente a todas las elecciones con propuestas tan ridículas como poner ruedas al Parlamento para llevarlo hasta Escocia o construir parques de atracciones. Para redondear, en los todos mítines que realizaba vestía la misma ropa estrafalaria que utilizaba para sus conciertos.

Desgraciadamente, Sutch, al que todos consideraban un hombre alegre y con gran sentido del humor, sufría graves trastornos emocionales, pasando por periodos de profunda depresión. En 1999, un año después del fallecimiento de su madre, Sutch era encontrado ahorcado en su casa, un agrio final para el que fue el agitador más divertido de la música y la política británica del siglo pasado.

¹. El pasado año, la sensación gótico-garagera The Horrors versionaron el tema con bastante poca gracia. No contentos con eso, el resto de sus canciones son un refrito de los logros de Sutch y otras gentes mucho más respetables.

². Las españolas Undershakers también versionaron a Sutch en los noventa, y con más bastante más gracia que los putos Horrors.

*. Post recuperado del blog antiguo. ¿Resucitará esta vez como hizo el año pasado?

Borat Ruiz de la Prada

Que Sacha Baron Cohen es Dios es algo que admite discusión, si, pero muy poca.

Borat Ruiz de la PradaSacha Baron Cohen (pienso repetir el nombre hasta que se gaste), en pleno rodaje de Bruno, la nueva película basada en uno de sus histéricos personajes, se coló ayer en el desfile de Agatha Ruiz de la Prada en Milán y le reventó el pase. En la edición en papel de El Mundo de hoy, que dedica media página al show del humorista, una estilista dice que salió «empujando y pegando a las modelos» y que todo el mundo, incluida Agatha, se cagaron por la pata abajo y no pudieron impedir que saliese a la pasarela antes de ser interceptado por el personal de seguridad. Al parecer, Sacha lo había intentado antes en dos desfiles pero, por lo que se ve en el video, acertó de pleno porque los trapos que llevaba podrían pasar por un traje de la infame diseñadora cualquier día de la semana. Lo mejor de todo es que incluso consiguió arrancar un aplauso al respetable con las luces apagadas y todo. Grande Sacha, grande.

El caos de Juana

De manera totalmente involuntaria y por una pequeña estupidez, cuatro o cinco chavales de Novelda van a ser protagonistas de los debates más encendidos sobre censura, corrección política, libertad de expresión y «estado democrático»

Mañana saldrá publicada en varios periódicos de tirada nacional (algunos ya lo tienen en sus sitios web, via teletipo de EFE) una noticia donde se da cuenta de la cancelación del concierto de un grupo en Novelda (Alicante) por llamarse «The Juana Chaos». Yo, que ya me olía la tostada desde que vi el cartel del festival el lunes, he sido lo suficientemente previsor como para pasarme el día haciendo llamadas de teléfono empapándome del asunto para que no me pillase el toro (cambiando «el toro» por «el jefe») con los pantalones bajados y una flamante apertura de edición para rellenar. No soy muy dado a comentar nada de mi profesión en el blog porque el enfoque queda bastante claro que es otro, pero me va a dar para completar una serie de posts (I , II , III y IV) sobre censuras y sensibilidades varias.

Leyendo la noticia, queda bien claro que se trata de una chiquillada sin más ánimo que el de echarse unas risas con un doble sentido bastante cogido por los pelos. Lo sangrante del caso, y lo que va a dar más que hablar, es el hecho de que el festival donde debían actuar los chavales esté patrocinado por el Ayuntamiento, que se ha apresurado a pedir disculpas y remarcar que, efectivamente, estaba previsto que se cancelase la actuación una vez descubierta la «travesura». La fatalidad ha querido, además, que el concierto coincidiese en el tiempo con la polémica liberación del etarra. Que alguien pusiese el grito en el cielo era cuestión de tiempo, de muy poco tiempo.

El caballo salvador ha sido Unión Progreso y Democracia. El partido de Rosa Díez (curioso como ellos mismos se empeñan en ceder el título de dueña y señora del partido hasta en sus notas de prensa) ha soltado la liebre que ha hecho que medio país se haya puesto a la caza y captura de los responsables del festival. ¿El grupo? Cagados de miedo, supongo. Yo he intentado hablar con ellos durante todo el día y solo he recibido la callada por respuesta. Incluso ellos mismos han decidido borrar todo rastro por internet de su nombre y se han rebautizado como «Gatxamiga Surf».

Habría que hacer un inciso en este punto y remarcar la querencia que tienen los grupos de hardcore-punk-mestizaje valencianos por bautizarse con unos nombres tan gastronómicos. Me vienen a la memoria Fabes Bollíes (también de Novelda) y Arròs Caldós, pero seguro que hay más.

Normal, recalco, que se hayan acojonado, cuando UPyD ha utilizado las palabras «delito», «apología» y «terrorismo» con mucha gratuidad. No dudo que haya quién se sienta ofendido por que estos chavales hayan jugado a ser los más graciosos colocándose un nombre tan llamativo, pero desconfío de UPyD tanto como de que una película de Sofia Coppola sea interesante. El partido de Rosa Díez (y repito que no lo digo yo, lo dicen ellos) ha hecho de la lucha antiterrorista una vergonzosa estrategia para introducirse en la política. Se habla de la sensibilidad de las víctimas del terrorismo, que merecen todo el respeto del mundo, pero poco de la sensibilidad de otras muchas personas que tenemos que aguantar ofensas como las de la Iglesia Católica hacia todo lo que se mueve. Mi sensibilidad es completamente diferente, pero me la tengo que tragar. Mientras todo esto pasa, el bueno de Lemmy se desayuna con una investigación por salir en un diario alemán con una gorra nazi porque le parece (y esto lo comparto totalmente) que «los chicos malos siempre han tenido los mejores uniformes». La estupidez es infinita.

Sucesos extraños desde la dimensión desconocida

Jo, no sabí­a si enlazarte, porque te creí­a perdido en la Twighlight zone de los blogs…A ver si lo remedio. Por cierto sigo sin saber que le ven al director ese indio. Hasta en Bollywood lo hacen mejor.
Posted by mycroft Oct 19, 11:43 PM

long tome ago...Este comentario, con recadito para M. Night Shyamalan incluido, lo dejó el gran Mycroft en mi antiguo blog hace un año exactamente. Estaba teniendo algunos problemas con el servicio de adsl (impagos, retrasos y menudencias por el estilo, no se crean) y el ritmo de posteo era tan irregular que decidí cambiar el subtítulo inicial por uno mucho más acorde que el inicial (que no recordaré), que identificaba mejor la indisciplina con la que se vertían ideas en él. No se si será cosa de la sincronicidad, pero solo dos días después de encontrarme motivado para inaugurar este nuevo-viejo blog, el antiguo, inactivo y dado por muerto desde hace muchos meses, ha vuelto milagrosamente a la vida después de haber perdido la esperanza de recuperar todas las reflexiones que me dejé en la anterior encarnación.

Esta misma mañana, para mi sorpresa, el blog apareció justo donde lo había dejado. Imperfecto, desmejorado y cargado de basura pero el mio, al fin y al cabo. Voy a intentar darle un poco de lustre el tiempo que permanezca activo, puesto que el pobre tiene ya fecha de defunción ahora que lo he sustituido. Solo espero que a nadie se le haya ocurrido enterrarlo en ningún cementerio Micmac para blogs. No quisiese llevarme un buen susto mientras trabajo de nuevo con él.

A vueltas con los símbolos

La foto que se ve más abajo es el logotipo con el que se ha publicitado la apertura, la semana pasada, de la delegación -vamos a llamarlo así- del club NASTI en Valencia. El concepto es sencillo hasta decir basta: la misma tipografía utilizada por NASTI (club madrileño de sobra conocido), pero rellena con los colores de la bandera comunitaria. Si el diseño, el buen diseño, se basa en la inmediatez y la claridad, esto es un prodigio de sencillez: es el NASTI de Valencia.

nastivlcLa cosa, obviamente, no acaba aquí. Durante las semanas de promoción del nuevo club, por las calles han aparecido carteles arrancados o con insultos grafiteados encima. Incluso se ha increpado a las personas que colocaban la publicidad por toda Valencia. ¿El motivo? La bandera utilizada para rellenar el logotipo es un símbolo. No voy a aburrir con cuestiones políticas porque este no es el sitio, pero resumiendo: la senyera con el ribete azul, pese a ser la bandera autonómica, es señalada como símbolo fascista y rechazada por la inmensa mayoría de los nacionalistas valencianos y partidos de izquierda. Si nos guiamos únicamente por el diseño, dejando a un lado las cuestiones políticas, la utilización de la senyera catalana (sin el ribete azul) no trasmitiría tan bien el mensaje del logotipo. ¿El resultado? Que se hable de él, aunque sea para mal, y mucha, mucha publicidad gratuita.

Todo esto viene por unas semanas en que la utilización de los símbolos, para bien o para mal, está en boca de todos los sectores políticos. Homenajes a la bandera, quema de fotos del monarca y demás manifestaciones que lo único que revelan es que la política, como cualquier otra cosa en la vida, es susceptible de ser engullido por una moda. La utilización de la simbología está supeditada al significado que cada uno quiera darle, y aquí es donde entramos en la asociación entre el continente y el contenido, en la apropiación de símbolos con fines diferentes a los que comunmente se asocian. El situacionismo, si nos queremos poner académicos.

La pasada semana, en los informativos de Antena 3, se hablaba del comunismo chic en China y de como se comercializa con los símbolos del régimen convirtiendolos en objetos de diseño preparados para el consumo. Algo parecido pasa en Alemana con la Rote Armee Fraktion, el grupo terrorista más conocido como Baader-Meinhof. Si lo miramos desde el punto de vista del diseño, no me extraña nada, puesto que la iconografía comunista es, además de poderosa, enormemente atractiva pese al contenido de la misma. Lo mismo se puede aplicar a la iconografía del nazismo, pero en este caso, estos símbolos tienen muy mala literatura y aunque a mí me encantaría, dudo mucho que podamos ver camisetas con esvásticas en las tiendas de souvenirs para turistas de toda Alemania. Puede parecer un cinismo, pero la destrucción de los símbolos está en su descontextualización y esto es totalmente cierto. ¿Quién se puede tomar en serio el anarquismo después de los Sex Pistols? ¿O el satanismo después de esto? En la comercialización y popularización está el fin de los contenidos: el culto a Charles Manson, el Ché Guevara o las camisetas de los Ramones, y lo que a cada uno le parezca el continente es, digamos, otro asunto bien distinto.